La existencia dentro de lo invisible.

Shigeru Uchida, figura clásica del diseño japonés, falleció el pasado 21 de noviembre. En Etsidi Design queremos brindarle un pequeño homenaje con esta entrada. En ella repasamos la importancia del polifacético creador, centrándonos en su relación con la moda y en su filosofía del espacio.

Schigeru Uchida

En los años 80, el diseño japonés aumentó su relevancia en la cultura mundial. Creaciones como los productos de Casio y Sony, las motocicletas Yamaha o las series de  anime establecieron la relación entre Japón y vanguardia tecnológica que se mantiene en nuestros días. Algo menos conocido es que durante esa década también cambió por completo el diseño de interiores. El interiorista experimentó un cambio de rol, desde entonces tendría autonomía para elaborar innovaciones con objetivo comercial. Este cambio de perspectiva influiría en la estética futura de las tiendas japonesas. Considerando los diseñadores de esa década, Shigeru Uchida (Yokohama, 1943 – Tokio, 2016) es quizá el más importante.

Uchida estudió en la Kuwasawa Design School, y cuatro años después (1970) constituyó Uchida Design Studio. En 1981, comprendiendo que se avecinaba un cambio en el rol del diseñador, fundó Studio 80 con Ikuyo Mitsuhashi y Toru Nishioka. A través de esta asociación creó trabajos para figuras como Issey Miyake and Yohji Yamamoto, e interiores como el bar Le Club o las boutiques Bushoan y Seisean. Gran parte del éxito del nipón se explica por su habilidad para compenetrarse con diseñadores de moda, justo cuando éstos disfrutarían de un entorno más favorable al crecimiento de su sector. En particular, la distribución cambió con los nuevos centros comerciales, que permitían a cada firma disponer de su espacio. Para expresar la identidad de los modistos, Uchida coordinaría la definición de una imagen de marca, que sería construida por los interiores de cada boutique.

Mulan (1999, Odaiba, Tokio)

Para conocer su estilo es revelador leer su ensayo “Prioridad de la relación”. El ensayo recogía dos conceptos del historiador de la ciencia Yoichiro Murakami: “prioridad de los objetos” y “prioridad de las relaciones”. Aunque el objetivo de Murakami era resolver un problema de lógica simbólica, Uchida encontraría la analogía. Los dos conceptos se pueden resumir así:

1. “Prioridad de los objetos”. Cuando decimos algo como

‘Yo me dedico a diseñar’,

Yo, como sujeto, existe con anterioridad. En gramática existen formas para decir algo sobre existencias pre-definidas.

2. “Prioridad de las relaciones”. En expresiones como:

F(x) = x3 + 2

F(x,y) = x2 + y2 – 1

Definimos una relación. De x o de y, como variables que son, no conocemos ninguna existencia, ninguna identidad. Así funciona el sujeto en la lógica de predicados.

En el espacio existe una relación similar a esa entre el sujeto y el predicado, según Uchida. Por ello, al trabajar con elementos de un interior se pueden considerar dos significados. El primer significado es el de las cualidades intrínsecas del objeto, su identidad. El tema del espacio puede derivar de este significado, y entonces la prioridad es de los objetos. La relación que tiene el objeto con el espacio donde diseñamos supone el segundo significado. Hablamos de la posición, y del tamaño y forma respecto al tamaño y forma del espacio. Si el tema del interior es relacional, pequeños cambios en las cualidades de cada objeto no alteran cómo se complementan entre sí, ni la relación entre éstos y el espacio. En este caso, la prioridad es de las relaciones.

Uchida ha desarrollado una obra guiada por la prioridad de las relaciones.

«Estoy interesado en algo más allá de lo visible o lo tangible, es decir, de la existencia dentro de lo invisible. A lo largo del siglo XX, hemos puesto demasiado énfasis en lo visible, teniendo en cuenta que sólo son cosas concretas».

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *