8SCD: por un compromiso continuo

En los días 5, 6 y 7 de marzo ED tuvo el placer de asistir al octavo Sevilla Ciudad del Diseño. Para el evento de este año el lema fue “Diseño Comprometido”.


Los organizadores de #8SCD, AEDI (Asociación de Estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad de Sevilla), escogieron este lema en relación al tema central de este año, la sostenibilidad. Las ponencias, impartidas en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, ampliaron el significado de ese compromiso del diseñador. Recibimos claves sobre conflictos sociales presentes y futuros, caminos para considerar la ecología e incluso una llamada a comprometernos con nuestro propio baúl de referencias. A ello se sumaron los recursos que los diseñadores aprendieron en las actividades repartidas por la ciudad hispalense.

Jueves

El día 5 se abrió el certamen con la ponencia de Verónica Bello. Madrina de AEDI y actual Directora de Diseño Estrátegico en Designit Madrid, sintetizó los problemas que, siempre preguntándose y repensando, ve en las sociedades futuras. Con trabajos recientes ilustró alguna estrategia para que el diseño responda a los retos de la nueva sociedad.

En la segunda ponencia Laura Blasco, de Mermelada Estudio, nos presentó su “Viaje creativo”. Una explicación del camino, lleno de replanteamientos y dificultades, que su estudio necesitó recorrer hasta ser lo que es en la actualidad. También mostraron sus diseños actuales más alineados con la reutilización y la diversidad cultural.

Viernes

La primera ponencia del viernes 6 fue cortesía de Nicole Vindel, componente del colectivo artístico Random Happiness. Su presentación fue un relato de su experiencia personal, una miríada de proyectos en diversos campos, en los que se embarcó hasta (¿asentarse?) en el campo conocido como Food Design. A destacar el evento que Random Happiness creó en Barcelona relacionando el ritual del tatuaje con la gastronomía.
La periodista de diseño Tachy Mora presentó la cuarta ponencia de 8SCD. Desgraciadamente venía lesionada del tobillo, pero usando dos sillas no tuvo problema en explicar todo el recorrido de la relación entre el diseño industrial y el medio ambiente. Desde los postulados contestatarios con la estabilidad de los ‘50 evolucionando al último método aceptado, el diseño sostenible. Con ejemplos históricos, como Enzo Mari, y una serie de productos actuales. Su exposición tuvo contenido y puso en perspectiva el diseño que 8SCD quería promover.

Ecológicos son desde luego los proyectos de Curro Claret, reutilizando todo tipo de materiales. Pero en su ponencia “Más allá de las apariencias” todo lo que nos contó trataba más del compromiso con los que han sufrido esas dinámicas que nos explican impersonalmente los economistas, con los que son clasificados como la “clase baja”. Vimos ejemplos de sillas, lámparas e instalaciones únicas, que Claret no realizó solo. Fueron producto de colaborar con personas desahuciadas, trabajadoras sexuales, personas que no tienen las mismas oportunidades de cambiar su camino que otras. Según nos dijo, un momento especial es cuando se presenta el proyecto y todos, creadores y usuarios, comparten una experiencia y, aunque sea por un momento, esas diferencias de clase desaparecen.

Sábado

La última jornada del 8SCD empezó con la ponencia de The Room 1.0. Este estudio malagueño ilustró como se puede evolucionar del diseño gráfico a un diseño multidisciplinar y muy tecnológico. Para ello nos hablaron de sus proyectos: el mezclador de video móvil DJVJ y la experiencia de compra inmobiliaria para Stoneweg Living, que combina lo digital y la materialidad de la maqueta.
La empresa Closca Design, que se dio a conocer por su casco Closca, premiado con el Red Dot 2015, tuvo presencia en 8SCD por medio de Jorge Gómez. Nos presentó los últimos diseños, siempre planteados para tener el potencial de cambiar conductas individuales en pro del respeto al medio ambiente.


El gran colofón del certamen corrió a cargo del creativo Javier Mariscal. Premio Nacional de Diseño en 1999, no necesita ninguna presentación. En la experiencia que el creador de Cobi preparó nos conminó a copiar. Mientras escuchábamos las canciones de jazz que también forman parte de su acervo y su memoria, nos enseño los recuerdos y referencias que son su vida, y que no podían estar fuera de su obra. Los veranos en Valencia, los cómics, los anuncios, la influencia francesa, su experiencia con los pioneros hippies en Ibiza, los viajes… Imposible abarcar con palabras esta ponencia; si tienen la oportunidad de ir a una de Mariscal y es parecida, no querrían diseccionarla. Como con las casas antiguas, blancas, del Mediterráneo, sólo hay que estar presente de lo pleno y honesto. Sólo añadir que Mariscal, claro rebelde ante la autoridad y el postureo moderno, lanzó ataques sutiles a lo que escuchó y no le gustó y unos directos a las instituciones que deberían hacerlo mucho mejor para apoyar a AEDI.

Por todo esto y más, este octavo Sevilla Ciudad del Diseño resultó un evento energizante. Por replantear muchos modos de diseñar y renovar esfuerzos en ser creativos con causa. Todo es debido a la loable organización de AEDI, que van a continuar mejorando, porque el año que viene la agenda tendrá el 9SCD apuntado.
Imágenes por cortesía de AEDI.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *