INDUSTRIA 4.0: El futuro llega para quedarse

Estamos ante una nueva tendencia en el sector industrial de todo el mundo, y que hace referencia a fábricas inteligentes (Smart factories) que hacen uso de Internet y de las últimas tecnologías para crear una red de comunicación entre procesos y conseguir así un resultado más respetuoso con el medio ambiente y mucho más optimizado.

La primera revolución industrial vino dada por la aparición de la máquina de vapor en los procesos productivos. El segundo gran salto de la industria mundial fue la implementación de la producción en cadena de la mano de Henry Ford. En los últimos años se ha hecho referencia a la tercera revolución industrial con la llegada de los sistemas electrónicos y el auge de la telecomunicaciones. El término Industria 4.0 hace referencia a la cuarta revolución industrial.

La vida actual ha dado un salto cualitativo hacia las interacciones entre personas y máquinas con la llegada de los smartphones o más recientemente con el “Internet de las cosas”. El desarrollo de la Industria 4.0 ha provocado que las fábricas, los métodos de producción y la forma en la que un producto llega al cliente profundice en la intercomunicación máquina-persona.

Pero os preguntaréis, ¿en qué consiste la Industria 4.0?

Esta tendencia industrial es un concepto que une las tecnologías que dieron paso a la tercera revolución industrial (procesos de automatización y nuevas tecnologías de producción) con las tecnologías propias de la era de la información, como el almacenamiento, procesamiento y transmisión masiva de datos.

Es decir, se trata de producir y distribuir productos utilizando la última tecnología en robótica, producción e informática y mejorar continuamente el proceso mediante el estudio masivo de datos.

Fábrica sin operarios
Fábrica sin operarios
¿Es el fin del trabajo que conocemos a día de hoy?      

La respuesta es sí. Como hemos comentado, las fábricas, las máquinas y las cosas se comunican entre sí para producir y hacer llegar el producto al cliente. ¿Implica esto el fin del trabajo humano como tal?

Está claro que este nuevo tipo de industria removerá la idea de trabajo tal y como la conocemos, y es que ya no harán falta operarios en las fábricas, ni conductores para el transporte, ni siquiera disponer de un servicio de reparación post-venta. De hecho, se estima que con la implantación de estos sistemas se puedan perder hasta 7 millones de puestos de trabajo actuales en los próximos cinco años. Un resultado directo sobre el trabajo será la especialización del propio trabajador.

Sin embargo, la producción inteligente es mucho más eficiente que la actual, y esto se traducirá en mayores beneficios brutos, pero ¿a quién irá a parar esta riqueza?

En un principio la riqueza iría destinada a los propietarios de estas máquinas e industrias tan complejas, sin embargo, la desigualdad social sería muy acusada y por eso, desde los grandes centros de investigación industrial como el MIT, se están realizando estudios sobre cómo llevar a cabo una distribución de la riqueza más equitativa.

¿Qué profesionales demandará la industria?

Pese a lo que pueda parecer, la Industria 4.0 no puede regirse por sí misma ni se tratará de un modelo de negocio redondo para una única persona propietaria de la maquinaria. Este modelo de industria necesitará profesionales con profesiones adaptadas a las necesidades de estos nuevos procesos. Las áreas que crecerán y cuyos profesionales empezarán a ser demandados serán:

  • Robótica colaborativa: nueva generación de robots que se integra con los humanos en entornos de fabricación, permitiendo trabajar de una manera estrecha a robots y personal humano sin restricciones de seguridad requeridas en aplicaciones típicas de robótica industrial.
  • Big Data: concepto que hace referencia al almacenamiento de grandes cantidades de datos y a los procedimientos usados para encontrar patrones repetitivos dentro de esos datos.
  • Realidad Aumentada: término que se usa para definir una visión a través de un dispositivo tecnológico, directa o indirecta, de un entorno físico del mundo real, cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta en tiempo real. Ya escribimos sobre esto aquí.
  • Realidad Virtual: entorno de escenas u objetos de apariencia real, generado mediante tecnología informática, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él.
  • Internet de las cosas: concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet.
  • Sistemas cyber-físicos: sistemas compuestos por elementos computacionales colaborativos con el fin de controlar entidades físicas.

 

industria-4-el-futuro-llega-para-quedarse-brazo-robotico
Brazo robótico

 
También hay riesgos…

Está claro que los beneficios económicos que reportará esta forma de producción son muy altos, debido a la optimización del uso de recursos, tanto en materias primas como en energía. Sin embargo no todo son ventajas, ya que para el correcto funcionamiento de este modelo, todo el proceso y toda la maquinaria e incluso todo el stock debe estar conectado a la red, derivando así que una persona conectada en cualquier parte del mundo y con la suficiente habilidad informática puede acceder a uno de nuestros bienes más preciado: las bases de datos.

Como ya hemos explicado, los datos (Big Data) serán muy importantes para el desarrollo y el crecimiento de nuestra actividad y tener puntos débiles o puntos de acceso puede suponer para nuestra empresa el fin de la actividad.

En definitiva, lo que los expertos recomiendan a todas las empresas es encontrar el equilibrio entre innovación y seguridad.

¿Qué te ha parecido? ¿Crees que una profunda implantación tecnológica afectará negativamente o positivamente a nuestro sistema económico? 

Refleja tu opinión en el apartado «Comentarios».

Artículo escrito por Pablo Buzarra. Más artículos aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *