Mario Cano: "Tomaos la creación como un juego. Experimentad"

Con un café en la mesa, Mario Cano nos cuenta su labor como diseñador gráfico para Matadero y su visión de la situación actual del diseño. Una clara legibilidad y un característico estilo gamberro, siempre acompañado de buena música, definen su forma de trabajar.


Mario, orígenes. Cuéntanos sobre tu trayectoria profesional.
Yo empecé como diseñador gráfico audiovisual trabajando en Canal+ con una beca. Venía de estudiar ciencias de la información, rama de publicidad. Empecé a animar y a trastear con After Effects y no fue hasta hace relativamente poco cuando di el salto del Motion Graphics al Diseño Editorial y de cartelería. Me costó un poquito la transición, empecé a coger proyectos de festivales de Jazz en Madrid. Y ahora trato de fusionarlas, siempre pienso en que el diseño se mueva.
¿Qué es lo que más destacarías del paso de motion graphics a cartelería?
Es diferente. Siguen los mismos principios, pero las herramientas con las que se trabaja cambian. Hay que ser más preciso en la cartelería. El motion te permite meter elementos que generan cierto ruido.
Es curioso, parece que has dado el paso inverso. Lo normal sería pasar de lo estático al movimiento. Tú sin embargo, vienes de un mundo más dinámico, ¡para quedarte quieto!
[Ríe] Sí, pero me ha venido muy bien. Creo que es una evolución, quizá no normal, pero ya no me dejo llevar por la los despistes que pueden generar el movimiento, pues es paisaje normal para mi cabeza. En cartelería, no tienes efectos. Queda la raíz: la tipografía, el color, la geometría. 

        

Plaza Rentrée. Matadero.

Desde que se programan los eventos hasta que te encargan realizar los carteles y panfletos, ¿cuánto tiempo te lleva?
Matadero lleva un ritmo frenético, y eso a veces es bueno y otras es malo. Depende de los proyectos, tenemos más o menos tiempo para prepararlos. Hay cosas que van muy rápido y tienes que ser muy resolutivo. Aunque no estoy yo solo, ¡afortunadamente!. Trabajo con Koln Studio con los que ahora mismo estamos replanteando todo el diseño de Matadero. Se ha hecho una revisión estilística respetando los elementos esenciales de la identidad, diseñados hace más de 15 años por Oscar Mariné.
Hemos notado un estilo de diseño muy potente y marcado en Madrid que ha surgido durante estos últimos años. ¿A qué crees se debe?
A la labor de Nacho Padilla, el que fue director creativo del antiguo gobierno, ha sido en gran parte quien ha coordinado toda la comunicación del ayuntamiento de Madrid. Hemos vivido 4 años de esplendor. Sobre todo yo lo que más valoro de su trabajo, más que los diseños, es que ha sabido encontrar el tono de los mensajes, siempre muy acertado. Una cosa muy bonita que ha hecho también Nacho es que ha conseguido sacar a la luz muchos estudios en Madrid de muy alto potencial que antes trabajaban con muy poca visibilidad.
¿Qué haces para mantenerte actualizado e inspirado?
Ver, abrir los ojos, escuchar, estar en movimiento, viajar, fijarme en los detalles, escuchar mucha música. Además hoy en día podemos meternos en Internet y descubrir el trabajo de muchos artistas, lo que es muy positivo. Cuanto más ecléctico seas en tu forma de consumir la cultura, más ecléctico va a ser tu trabajo. No hay que cerrarse a nada, ni tener prejuicios ni miedos.

Cuanto más ecléctico seas en tu forma de consumir la cultura, más ecléctico va a ser tu trabajo.

¿Cuales son tus referentes en el mundo del diseño o el arte?
Dentro del mundo artístico tengo muchos referentes. De los clásicos, Massimo Vignelli,  maestro del diseño por la legibilidad y la síntesis . Con un toque más experimental, holandés, Karel Martens, porque amplía mucho el lenguaje, y convierte la cartelería  en un arte. 
Actualmente soy un gran admirador de lo que pasa en Suiza, este país es una fuente inagotable de diseño, como lo que hace el estudio Futur Neue. En Holanda un estudio que me fascina es Studio Dumbar, con muy buenos diseñadores.
También hay estudios de branding muy potentes como el erretres de Madrid. En Barcelona Folch Studio hace cosas muy arriesgadas y atrevidas pero que al mismo tiempo consiguen gustar a todo el mundo. 
También soy un gran consumidor de música y las portadas de los discos es algo que me inspira muchísimo. Ahora mismo me encanta Awesome Tapes From Africa, que tienen unas portadas muy diferentes a lo que os acabo de contar. Un diseño muy casero, muy fresco y muy efectivo en el que todo vale.

Programación Cineteca febrero. Diseño Gráfico por Mario Cano.

¿Qué consideras como buen diseño?

El buen diseño principalmente tiene que cumplir una función. Sino sería un experimento, un proyecto artístico o un ejercicio de estilo. Si tú diseñas una cafetera, tiene que hacer café. Por ejemplo, la exprimidora de Philip Stark, exprime. Luego ya entran términos estéticos. Tenemos que pensar que diseñamos para las personas y que lo tienen que entender todo de una forma clara.

¿Como ves a España dentro del contexto global del diseño?

España ha estado siempre muy marcada por el diseño en Cataluña. Barcelona ha tenido una muy buena escuela de diseño con un estilo propio, más limpio y legible. Quizá el diseño en Madrid ha tenido un espíritu un poco más gamberro con el que yo me siento más identificado. Presto mucha atención a lo que están haciendo diseñadores muy jóvenes, como Realmente Bravo, de Elche, porque son muy descarados y me parece interesante esa filosofía de no tener complejos a la hora de crear, rebasar los límites y jugar un poco con el lenguaje. Creo que en España se están haciendo cosas muy interesantes, pero siempre se han hecho, y hemos tenido grandes diseñadores.

Valencia ha obtenido recientemente la Capitalidad Mundial del Diseño para 2022, otro signo de la puesta en valor de este diseño que parecía estar oculto

Quizá el mayor problema que ha tenido España con el diseño es que no se haya visibilizado o reconocido lo suficiente todos los buenos diseñadores que hay en todos los campos. Es esencial implementar más diseño en las empresas, la comunicación y en nuestro día a día y que se apueste por este, porque al final el diseño es hacernos la vida más fácil.

¿Tienes alguna manía a la hora de diseñar?

No realmente. La única manía que puedo tener es que nunca me quedo satisfecho con mis trabajos [ríe].

Pero luego miras atrás y estás satisfecho, ¿no?

Sí. De hecho, cuando acabo un proyecto no lo quiero ni volver a ver, lo guardo en el cajón y busco ser un poquito más objetivo con el tiempo.

Salvajes. Humor, comedias y anarquias cinematográficas. Cineteca Matadero.

Desde Matadero vuestro trabajo llega a mucha gente no profesional del diseño, del público general. ¿Es algo que se tiene en cuenta a la hora de diseñar?
Yo tengo dos principales retos  cuando desarrollo un proyecto. Uno es comunicar bien, que todo sea legible. Pero luego hay otros ejercicios de diseño donde puedes experimentar más y jugar con recursos más arriesgados que te permiten posicionar la marca. Recientemente decidimos utilizar una cotorra de porcelana como imagen del cine de verano de Cineteca, por eso de que son muy escandalosas y están consideradas como una plaga. Esta descontextualización funcionó muy bien. Pero sí que tengo una responsabilidad de que la información tiene que quedar clara. 
¿Qué opinas de las redes sociales como medio para dar a conocer tu trabajo como artista o diseñador?
Es maravilloso. Al final aprendes del trabajo de otros y todo se multiplica. Es verdad que las tendencias ahora son más rápidas, antes la onda expansiva ante una tendencia era más lenta, tardaba más en llegar, abarcaba menos gente, pero se mantenía más en el tiempo. Ahora es un sistema más democrático donde tu trabajo puede tener más visibilidad si utilizas los canales adecuados. 
Hay una serie de registros y de recursos estilísticos que de repente todo el mundo usa. Pero eso está bien, se establecen nuevos códigos. No es copiar, sino ir bebiendo unos del trabajo de otros. Y esto solo es posible gracias a las redes sociales. 

Para terminar, una ronda de preguntas rápidas

Una tipografía: Whyte Inktrap.
Una ciudad: Londres.
Una canción: Work it, de Marie Davidson.
Un color: Rojo, por su fuerza.
Un consejo: Tomaos la creación como un juego, no tengáis miedo a equivocaros. Experimentad.

En la portada: Fan Naves. Festival de música asiática avanzada. Naves Matadero.

Artículo escrito por Ana Abad Andreu y Adriana Martín Antón.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *